ORGULLOSOS DE SUS BAJEZAS

Este asunto de la Unión Civil entre personas del mismo sexo está sacando lo peor de los peruanos. Por un lado están los que mencionan a Dios a cada momento. Dicen y repiten que los gays no entrarán al reino de los cielos. Acompañan sus citas bíblicas con palabras despectivas y hasta groseras contra los homosexuales, condenan y llegan a pedir la muerte para esos “desviados”.

Por otro lado, algunos gays furiosos se lanzan contra las personas religiosas del país. Les dicen de todo: borregos, ignorantes, poco evolucionados. Hablan de la religión como si se tratara de una peste y agreden a las personas por el simple hecho de creer en Dios y de pensar en la familia como la mejor forma de vivir. Asumen una postura de seres superiores y llaman “homofóbico” a cualquiera que ose pronunciarse contra la Unión Civil.

Parece que esas personas no tienen conciencia del ridículo que hacen. ¿Un cristiano insultando y enviando al infierno a los demás? ¿Ésa fue la enseñanza de Jesucristo? Y los partidarios del llamado matrimonio gay lanzando todo su odio contra personas que no tienen ninguna culpa de sus sufrimientos. Si sus padres los rechazaron y sacaron del hogar, eso no es justificación para que ellos desfoguen su resentimiento con personas inocentes y ajenas a su círculo.

Lo que está claro es que nuestra sociedad es violenta y por lo visto muchos se sienten orgullosos de vivir listos para agredir al “enemigo”. Y no lo hacen con elegancia, sus insultos son grotescos, usan a propósito palabras que suenan mal y provocan repulsión. ¿De dónde vienen esas ansias coprolálicas? ¿Sienten placer al pronunciar obscenidades a falta de todo argumento? Muchos reaccionan contra los insultos a Carlos Bruce pero no dicen nada de las palabras sucias contra Martha Chávez, por ejemplo.

Se apruebe el proyecto de Unión Civil o no, es urgente empezar a criar a los niños que vienen con más delicadeza y amor. Porque, por lo que se está viendo, parece que muchos hogares del Perú son verdaderos campos de batalla en los que todo vale. Si alguien se siente orgulloso de argumentar atacando la dignidad de otra persona, algo está realmente mal. La bajeza no es una virtud.

 

Escrito por: Sonia S. Manrique Collado

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s